MSF
Desplazamientos, restricciones en la movilidad y falta de acceso a bienes y servicios básicos como la salud. Son las principales consecuencias de la intensificación del conflicto en varios municipios de los departamentos de Nariño, Cauca y Valle del Cauca, en el suroccidente de Colombia, y que han provocado una crisis humanitaria para la población.