Kit de herramientas para el bienestar y la prevención y control de infecciones (video "tool kit")

La siguiente serie de videos consta de cinco partes y ha sido diseñada para ayudar a las escuelas a navegar por los recursos disponibles en el kit de protocolos de Prevención y Control de Infecciones (PCI) diseñado por Médicos Sin Fronteras (MSF). Cada video ofrece una guía paso a paso que explica cómo implementar el programa e incluye consejos útiles del personal de MSF, basados en sus experiencias con capacitaciones en temas de PCI en centros de cuidados prolongados en Europa, América del Sur y los Estados Unidos.

Los centros de cuidados prolongados en todo el país a menudo carecen de los conocimientos y recursos adecuados para implementar medidas de Prevención y el Control de Infecciones (PCI). Los estudiantes de las escuelas de enfermería, salud pública y trabajo social están en una posición única para llevar a cabo programas de capacitación para estas instalaciones en sus propias comunidades. En este video, la Dra. Buffy Lloyd-Krejci guía a los estudiantes y les muestra cómo identificar y conectarse con instalaciones que necesitan capacitación y apoyo para adoptar prácticas de PCI.

Recursos del vídeo

• Recurso 1A: Procedimientos operativos estándar (SOP) para la evaluación de instalaciones
Recurso 1B: Plantilla de email de introducción (en inglés)
Recurso 1C: Curso de prevención de infecciones en asilos para personas mayores (en inglés)
Recurso 1D: Agenda para personal de enfermería encargado de PCI (en inglés)
Recurso 1E: ¿Cómo protegerte mientras trabajas en una instalación? (en inglés)
Recurso 1F: Demostración de cómo ponerse el EPP (CDC)
Recurso 1G: Demostración de cómo retirarse el EPP (CDC)
Recurso 1H: Folletos de EPP para las instalaciones (en inglés)

Recursos adicionales

Recurso 1I: Libro de la Asociación de profesionales en control de infecciones y epidemiología, inc. (en inglés)
Recurso 1J: Recomendaciones de la CMS para la reapertura de asilos para personas mayores, mayo de 2020 (en inglés)
•  Recurso 1K: Preguntas frecuentes sobre COVID-19 (en inglés)
•  Recurso 1L: Descripción de puesto para personal de enfermería encargado de PCI (en inglés)

Haga clic aquí para ver la transcripción

Hola, soy la Dra. Buffy Lloyd-Krejci. Soy epidemióloga certificada en Control de Infecciones. Trabajé como gerente de Prevención y Control de Infecciones o gerente PCI con Médicos Sin Fronteras, como parte de la respuesta de emergencia a la pandemia de COVID-19 en Estados Unidos. Médicos Sin Fronteras es una organización médico humanitaria internacional que brinda atención médica gratuita a comunidades desatendidas y marginadas en todo el mundo. Durante casi 50 años, hemos trabajado para prevenir y tratar los brotes de enfermedades infecciosas y transmisibles. 

En 2020, la pandemia por COVID-19 ha devastado los asilos de ancianos y otras instalaciones de cuidado a largo plazo. Los residentes mayores están entre los más vulnerables a la enfermedad, así como el personal que trabaja estrechamente con ellos. En respuesta, Médicos Sin Fronteras aportó su experiencia en PCI en estas instalaciones en algunas partes de Europa y América. Aquí en los EE.UU., en Michigan y Texas, ayudamos a más de 80 instalaciones a implementar las prácticas de PCI a través de la formación presencial, también atendíamos la salud mental del personal ofreciendo apoyo para su bienestar. 

Nuestra intervención a corto plazo ha concluido, pero todavía hay mucho trabajo por hacer dentro de las instalaciones de cuidado a largo plazo, también conocidas como ICLP. Estas instalaciones necesitan apoyo continuamente y las escuelas de enfermería están en una posición ventajosa para proporcionarlo. Por eso, hemos puesto a disposición, sin costo, nuestro kit para PCI y nuestro kit de herramientas para el bienestar en las escuelas de enfermería de todo el país, para que sean incorporados en sus planes de estudio. Las instalaciones de cuidado a largo plazo pueden beneficiarse enormemente al tener acceso a enfermeras capacitadas, expertas en PCI. Y los estudiantes pueden usar la experiencia para llevar a cabo proyectos de final de carrera o tesis, en esta, a menudo ignorada pero extremadamente importante, área de la atención médica. 

Así que empecemos. Nuestro kit de herramientas incluye un conjunto de videos y recursos para ayudarte a preparar, conducir y dar seguimiento a sesiones de entrenamiento en PCI (Prevención y Control de Infecciones), y en bienestar. En esta serie de videos, te guiaré a través del proceso, te daré recomendaciones, y ofreceré aprendizajes de mi propia experiencia. Este juego de herramientas no debería ser usado como una guía estricta sino como algo que puedes adaptar, para ayudar a satisfacer las necesidades que se identifican en los cuidados a largo plazo (CLP). 

Las instalaciones de cuidado a largo plazo (ICLP) y otras instalaciones de cuidado de la comunidad en todo el país, a menudo carecen de conocimientos y recursos para la PCI. Esto era así incluso antes del COVID-19. Estudios del 2018 muestran que un estimado de 380.000 personas al año - o más de 1.000 personas por día - estaban muriendo de enfermedades infecciosas prevenibles en las ICLP. El nuevo coronavirus ha exacerbado aún más el problema existente. 

Es importante entender por qué las ICLP han tenido deficiencias en esta área. Esto empieza con el ineficaz y complejo sistema regulador en Estados Unidos. Bajo el paraguas de las ICLP están los asilos de ancianos, los centros de enfermería especializada, y las instalaciones de vida asistida. Estas instalaciones se rigen por la legislación federal, estatal y local. A menudo, hay diferentes directrices y reglamentos con respecto a los mismos temas. Grupos de interés que participan en la regulación de la industria incluyen diferentes niveles de gobierno, así como organizaciones con y sin fines de lucro. Estas instancias tienen a menudo prioridades que compiten entre sí y están en un constante tira y afloja respecto del financiamiento. 

La mayoría de las ICLP operan en el sector privado y se financian a través de un seguro privado, Medicare o Medicaid. Las instalaciones que participan en Medicare o Medicaid están reguladas por los Centros para Medicare y los Servicios de Medicaid, o CSM. 

La Prevención y Control de Infecciones no ha sido tradicionalmente una prioridad para el CSM, la agencia sólo comenzó a regular la PCI en estas instalaciones en 2017. Un desafío con la aplicación de la nueva norma federal, que requiere que todas las ICLP con licencia de la CSM tengan un programa de Prevención y Control de Infecciones, es que se les dio muy pocos recursos y apoyo para aplicar eficazmente las nuevas directrices y regulaciones. Esto ha sido perjudicial para las ICLP, ya que se han enfrentado a acciones punitivas cuando no han podido cumplir con los requisitos de PCI al cien por ciento. 

El sector de CLP, en su conjunto, ha tenido un problema crónico de financiación, lo que se traduce en instalaciones antiguas, con recursos insuficientes y una fuerza de trabajo mal pagada. Como consecuencia, hay altos índices de rotación que dejan muchas instalaciones con una fuerza de trabajo poco capacitada. 

A partir de noviembre de 2019, se requirió que las ICLP tuvieran un prevencionista de infecciones, o PI, en el sitio, al menos medio tiempo. Dado el momento de este nuevo mandato, encontrarás que los PI en muchas instalaciones, por lo general, sólo han recibido formación en línea, a través del Centro de Control de Enfermedades (CCE), la Asociación de Profesionales en el Control de Infecciones y Epidemiología (APIC) o la Asociación Americana del Cuidado de la Salud. Y hay muy pocos programas nacionales que ofrecen apoyo individualizado in situ, que permita a los PI en formación aplicar prácticas de PCI basadas en evidencia que se adapten a su entorno. 

Además, la mayoría de PI ya están asignados a otras funciones. Por ejemplo, pueden ser quienes dirijan el área de enfermería. Así que la paciencia es la clave. Esta persona estará increíblemente ocupada asumiendo funciones variadas, y la PCI no será su único objetivo. Por eso, tu apoyo es tan importante. Solo con estar en el sitio, compartiendo el conocimiento y la experiencia en persona, ayudará enormemente al PI. 

Navegar en el sector de CLP es desafiante y único. No es como cualquier otro entorno de la atención sanitaria en el que puedes haber trabajado. Para ayudarte a navegar por este entorno, hemos creado un documento de Procedimientos Operativos Estándar o documento POE, Recurso 1A en nuestra caja de herramientas. Puedes usarlo como referencia a lo largo de esta serie de videos y posteriormente. El POE es una guía paso a paso que te ayudará a navegar por este proceso. 

Como MSF es una organización internacional que responde a emergencias en todo el mundo, a menudo se nos ve como foráneos cuando venimos a proporcionar asistencia en una comunidad. Trabajamos duro para escuchar, construir relaciones, y ganarnos la confianza de la gente, pero siempre es un desafío. Las escuelas de enfermería ya son conocidas en la comunidad y algunas ya han hecho conexiones con las ICLP, así que probablemente será más fácil establecer relaciones de trabajo con estas instalaciones. También estarás un paso adelante cuando se trate de identificar a las ICLP que están más necesitadas en tu comunidad. 

La facultad de la escuela de enfermería debe ser la que identifique las instalaciones, haga el contacto inicial, y construya relaciones para sus estudiantes. Esta relación con las instalaciones puede formalizarse, cuando sea necesario, con un acuerdo escrito llamado memorándum de comprensión o MC, entre la escuela y la instalación, antes de que los estudiantes empiecen su práctica clínica. Tu escuela ya puede tener un MC con instalaciones en la comunidad, donde los estudiantes pueden empezar a implementar un plan de apoyo de PCI de inmediato. Si tu escuela no tiene ninguna relación con las instalaciones, entonces la facultad de enfermería puede identificar las ICLP haciendo un llamado a las instalaciones del área. O, nuestra plantilla de correo electrónico en el Recurso 1B, es una herramienta que la facultad puede utilizar para llegar a las instalaciones. La facultad también puede identificar las ICLP hablando con Departamentos de Salud estatales o locales. De cualquier manera, es buena idea comunicarse con el Departamento de Salud a fin de asegurar la coordinación y para evitar la superposición de actividades. 

Antes de empezar a trabajar en una instalación, es importante entender a fondo las políticas de PCI de la instalación. El CLP está sujeto a estas políticas por parte de sus inspectores estatales y federales, y tú debes adherirte a ellas también. Por ejemplo, una instalación podría requerir una prueba reciente de COVID-19 antes de que puedas entrar al edificio. Además, asegúrate de revisar todas las regulaciones de PCI locales, estatales y del condado. 

Cuando se trabaja en una ICLP es importante ser culturalmente sensible a este ambiente. Este entorno sanitario está acostumbrado a organismos reguladores que vienen, hacen evaluaciones, entregan una larga lista de infracciones, y les multan con montos altos debido a esas mismas infracciones. Una de las instalaciones que visitó Médicos Sin Fronteras, nos contó que al principio del brote de COVID-19 les dejaron 53 páginas de infracciones, pero que no hay ayuda ni recursos para mejorar en los hallazgos por los que fueron señalados. 

Así que desde el principio, es importante dejar claro que estás ahí para apoyarlos y desarrollar una relación de trabajo donde tu objetivo es ayudar en la mejora de sus prácticas de PCI, y que esto ayudará a disminuir el riesgo de daño y muerte en su población residente vulnerable. Esta gente está sobrecargada de trabajo, con poco personal, y con muchas nuevas regulaciones en una pandemia. Hazles saber que estás ahí, libre de cargos e independiente del proceso de regulación, para proporcionar medidas de acción en torno a cómo implementar las prácticas de PCI, basadas en las pruebas que les exigen que sigan. 

Antes de empezar a trabajar en una instalación, tienes que estar al día en las regulaciones más recientes de PCI. Hay un curso en línea del CCE con 23 módulos, el enlace está disponible en el Recurso 1C. Ten en cuenta que a menudo, este es el único entrenamiento que el PI de una instalación ha recibido. Hemos creado una lista de los módulos que sugerimos que completes, disponible en el Recurso 1D. Tendrás que crear una cuenta para acceder a los cursos del CCE, pero cualquier persona puede inscribirse y es gratis. Es importante señalar que algunas escuelas de enfermería han tenido estos módulos en su programa de estudios para ciertos cursos y algunos ofrecen créditos, incluyendo créditos de educación continua para la facultad. Así que, potencialmente podrías recibir créditos mientras te preparas para trabajar en estas instalaciones. 

Antes de entrar en una ICLP tendrás que estar preparado en relación al equipo de protección personal o EPP requerido. Verifica primero con la instalación y pregunta cuál es su política actual. En la caja de herramientas hemos descrito algunos artículos que puedes necesitar, por ejemplo, mascarilla quirúrgica, mascarilla N-95 con prueba de ajuste, y protección de ojos como gafas protectoras o protector facial. También hay una descripción de los artículos que necesitarás cuando dejes una instalación como spray desinfectante, bolsa de papel y ropa de repuesto. Puedes encontrar la lista completa en el Recurso 1E en la caja de herramientas. Sin embargo, ten en cuenta que se trata de artículos que funcionaron para nuestro proceso y deberás adaptarlos al flujo de trabajo específico y a los requisitos de las ICLP con las que trabajes. 

Una vez que hayas completado los módulos sugeridos en el curso de entrenamiento del CCE y hayas reunido todos los materiales que necesitarás, debes familiarizarte mucho con la forma de poner y quitar correctamente el EPP. Te sugerimos que practiques esto antes de entrar en las instalaciones de CLP. Algunos videos cortos del CCE te pueden ayudar para prepararte y tener confianza en poner y quitar el equipo, antes de entrar en las instalaciones. Consulta los recursos 1F y 1G. Recuerda, estarás entrenando y educando al personal sobre estas prácticas, así que debes ser competente en este protocolo. Si durante tu evaluación inicial encuentras que la instalación necesita apoyo en el uso apropiado del EPP, hay folletos en el Recurso 1H que puedes llevar a las instalaciones para utilizarlos como herramienta de entrenamiento. 

En el próximo video te prepararemos para hacer la evaluación de las instalaciones. 

Un programa efectivo de PCI requiere un análisis exhaustivo que permita identificar si una instalación de cuidados prolongados está trabajando adecuadamente y si cabe mejorar su funcionamiento. La Guía de Evaluación de las prácticas de Control y prevención de Infecciones (ICAR) del CDC es una guía estandarizada que sirve a los centros de de cuidados prolongados a prepararse y gestionar  la COVID-19. En este video, la Dra. Buffy Lloyd-Krejci explica cómo usar esta material, cómo preparar un informe y cómo compartir los resultados con la administración de los centros  para establecer las medidas a poner en práctica.

Recursos del vídeo

• Recurso 2A: Herramienta de evaluación de las prácticas de control y prevención de infecciones (ICAR)
Recurso 2B: Plantilla de reporte de la evaluación de las prácticas de prevención y control de infecciones 
Recurso 2C: Video para evaluación y video instructivo para reporte (en inglés)
Recurso 2D: Plantilla de email de seguimiento (en inglés)
Recurso 2E: Plantilla de tablero médico (en inglés)

Haga clic aquí para ver la transcripción

Una vez que tu visita a la ICLP haya sido aprobada, programarás fecha y hora para reunirte con la persona de PI (prevención de infecciones) para llevar a cabo una evaluación inicial. Si en tu equipo hay personal de trabajo social, salud mental o apoyo al bienestar, se aconseja que asistan a esta reunión para que puedan conocer las instalaciones e identifiquen huecos en sus respectivas funciones. Revisaremos las capacitaciones de salud mental y bienestar en un video posterior. 

El CCE desarrolló una herramienta de evaluación para las prácticas de Control y Prevención de Infecciones llamada ICAR (siglas en inglés). Es un marco de referencia estandarizado, utilizado para ayudar a las ICLP a prepararse y manejar el COVID-19. Cuando se realice una evaluación en una ICLP, esta es la herramienta que utilizarás. La herramienta ICAR está disponible en la página web del CCE. Mira el Recurso 2A en nuestra caja de herramientas. 

Antes de visitar las instalaciones, deberás familiarizarte con el ICAR. Es mejor si tienes más de una conversación con el personal de la instalación, a diferencia de una "entrevista", ya que esto te ayudará a diferenciarte de un tradicional inspector estatal o federal, y te ayudará a obtener la información clave que puedes utilizar en la evaluación y futura capacitación. Familiarizarte con el ICAR de antemano te permite tener esta conversación sin tener que mirar anotaciones, como lo hace un inspector. Sin embargo, asegúrate de tomar notas durante la conversación. También deberás recorrer las instalaciones como parte de la evaluación, asegúrate de tomar notas y algunas fotos también. Para tranquilizar al personal es útil contarles que las notas y fotos se utilizarán en la evaluación para identificar lo que la instalación está haciendo correctamente, y señalar cómo pueden mejorar en la siguiente fase. Debes aclarar que no tienen fines de regulación. Como cortesía, pide permiso antes de tomar notas y fotos. Esto demuestra tu respeto por ellos y ayuda a la construcción de una relación de confianza. Recuerda, los inspectores llegan y hacen lo que quieren sin permiso, nuestro objetivo es que se tenga una una experiencia diferente con nosotros. 

Después de la visita de evaluación, deberías tener una reunión corta con los miembros de tu equipo para discutir cuáles fueron los hallazgos generales y planear los próximos pasos de apoyo a la ICLP. Luego escribirás la evaluación. La herramienta de ICAR en sí misma es bastante simple de usar. La sección de notas es importante para proporcionar una retroalimentación valiosa para la instalación. Quieres proporcionar una retroalimentación constructiva y objetiva en base a tus observaciones. Por ejemplo, proporcionar conocimiento sobre lo que están haciendo bien, como: la examinación apropiada del COVID-19. Así como la identificación de lagunas en PCI como: la falta de dispensadores de desinfectante para manos, y protocolos de limpieza. Una vez que hayas completado la evaluación, envía por email a las instalaciones la versión PDF del ICAR. Primero deberás enviarla al administrador de la instalación, y luego al PI. Es importante saber que la persona de PI usualmente no es quien toma decisiones y no tiene autoridad única para hacer cambios en las instalaciones. 

Además del ICAR completarás una plantilla de informe semilleno sobre PCI que se encuentra en nuestra caja de herramientas, Recurso 2B. Tenemos un video en el Recurso 2C que te enseña paso a paso cómo completar tanto el ICAR como la plantilla del informe. 

El informe de PCI es donde se describen observaciones individuales sobre la instalación específica. Es importante identificar fortalezas y debilidades, e identificar cómo pueden mejorarse las debilidades o las lagunas en PCI. La plantilla es un documento editable de 12 páginas. Eliminarás las secciones que no son aplicables y te extenderás en áreas que lo son. Es aconsejable añadir las fotos que se tomaron durante la visita  para ilustrar algunos de los los hallazgos. Por ejemplo, la excelente señalización que describe el proceso de cuarentena o un pasillo que no tiene dispensadores de desinfectante de manos. Tus observaciones deben ser concretas, objetivas, y deben proporcionar una retroalimentación positiva, así como resaltar las lagunas en PCI. Muchas secciones del informe incluyen enlaces útiles donde las instalaciones pueden obtener letreros del CCE, directrices y sesiones de capacitación en línea. 

Hay una sección de recomendaciones para cada tema de PCI. Si la instalación está haciendo un gran trabajo en una sección, puedes comentar que ya se está haciendo un gran trabajo. Así no tienes que incluir nuevas recomendaciones. Es importante recordar que este informe es para la instalación y que queremos optimizarla y añadirle valor. 

Una vez que hayas completado el ICAR y el informe de PCI, enviarás un email conjunto al administrador de la instalación y a tu contacto de PI en las instalaciones. Sugerimos completar la evaluación y enviarla por email dentro de las 48 horas después de tu visita de evaluación. Hay una plantilla de email que puedes usar en la caja de herramientas, Recurso 2D. Hemos descubierto que agradecen cuando se incluye un breve resumen de algunas de las recomendaciones principales en el cuerpo del email, para que tengan una pequeña lista de control de cosas a las que pueden responder rápidamente. 

Alrededor de 24 horas después de que envíes el email, llama a la instalación para fijar una cita para revisar los hallazgos. Hemos descubierto que es más efectivo revisar la evaluación y el informe de PCI en persona. 

Durante la reunión posterior a la evaluación, describe cómo puedes intervenir para ayudar. Ya sea que ofrezcas hacer una capacitación a personal clínico o no clínico, o propongas integrar a personal específico, de lo que hablaremos en otro video. Necesitarás llegar a un acuerdo con la instalación. Tendrás que programar la fecha para comenzar esas intervenciones. 

Una vez que todas las intervenciones se hayan completado, programa una visita in situ posterior a la evaluación. Vuelve a llenar el ICAR. Sin embargo, esta vez, céntrate solo en los aspectos donde se completaron las intervenciones. Por ejemplo, si pasaste mucho tiempo con el personal de SA (servicios ambientales), entonces llena la sección de SA del ICAR y los elementos que apliquen a tu intervención. Las escuelas de enfermería también pueden hacer seguimiento después de que se complete el entrenamiento. Podría haber una oportunidad para futuras capacitaciones y evaluaciones basadas en evidencia. 

Una vez que todo haya sido completado, programa una llamada con la instalación. Durante esta llamada, identifica si hay preguntas finales en cuanto a cómo continuar la aplicación de PCI basada en evidencia y prácticas de bienestar. Algunas instalaciones pueden requerir más visitas y apoyo práctico a largo plazo, y las escuelas de enfermería están en una situación privilegiada para ello. Así que, incluso después de la llamada final, la escuela puede seguir su relación con la instalación y proporcionar el apoyo sostenible necesario para que sigan mejorando con el tiempo. 

Hay una herramienta más para discutir en esta sección, se llama tablero médico. El tablero médico es una hoja de cálculo de Excel que puede ser usada para dar seguimiento a los datos del ICAR de todas las instalaciones que tu escuela ha evaluado. Permite a las escuelas y a los estudiantes comparar datos entre las instalaciones e identificar dónde están las lagunas en PCI y bienestar. Algunas escuelas han encontrado útil colaborar en este proyecto y compartir el tablero médico. En algunos casos, los graduados tienen acceso al tablero de mandos y pueden introducir sus propios datos. Los estudiantes pueden usar la información para proyectos significativos basados en datos que pueden llevar a verdaderas mejoras a largo plazo. Puedes encontrar la herramienta del tablero médico en el conjunto de herramientas de PCI en el Recurso 2E. 

En el próximo video, vamos a discutir cómo hacer seguimiento con la instalación, y llevar a cabo sesiones de capacitación.  

Una capacitación sobre medidas de Prevención y Control de Infecciones (PCI) en un centro de cuidados prolongados requiere un análisis cuidadoso de las necesidades exclusivas del mismo. Una iniciativa integral de capacitación y apoyo en PCI se centra en las carencias existentes en el conocimiento del personal clínico y no clínico. En este video, la Dra. Buffy Lloyd-Krejci explica cómo personalizar estas sesiones para capacitar a todo el personal de manera efectiva.

Recursos del vídeo

• Recurso 3A: Capacitaciones para personal sanitario (en inglés)
Recurso 3B: Capacitaciones para personal no sanitario (en inglés)
Recurso 3C: Carpeta de recursos para PCI (en inglés)
Recurso 3D: Ficha informativa sobre aislamiento y agrupación de residentes (en inglés)
Recurso 3E: Carpeta de limpieza ambiental (en inglés)

Recursos adicionales

• Recurso 3F: Lista de recomendaciones para el organizador de suministros (en inglés)

Haga clic aquí para ver la transcripción

Cuando hayas completado la ICAR (Evaluación de Prácticas de Control y Prevención de Infecciones) y el informe de PCI y bienestar, es hora de sentarte con la persona de IP (prevención de infecciones) de la instalación y proponer las intervenciones que serán de más ayuda a esa instalación. 

Dos posibles intervenciones a considerar son: una sesión de capacitación en PCI con el personal clínico, y una sesión de capacitación en PCI con el personal no clínico. Encontramos que es útil tener dos sesiones de capacitación separadas dados los diferentes niveles de conocimiento y educación. Por ejemplo, una persona del personal de limpieza podría sentirse incómoda de hacer una pregunta médica delante de una enfermera. Podría pensar que sus preguntas suenan tontas ante alguien con formación médica. Pero si está en un grupo con personal no médico podría ser más probable que haga preguntas. Ten en cuenta que no siempre es posible ofrecer las diferentes sesiones de capacitación. Sé flexible y complaciente con las necesidades de la instalación. 

Hemos incluido módulos de capacitación clínica y no clínica en nuestra caja de herramientas, disponibles en los recursos 3A y 3B, pero es importante adaptar las sesiones de capacitación a las necesidades específicas de la instalación. Queremos asegurarnos de que están recibiendo una educación específica para mejorar las prácticas de PCI de inmediato. Así que aprovecha lo que has observado en la evaluación para hacer estos módulos de capacitación lo más específicos y útiles posible. 

En una ICLP, generalmente, el personal clínico lo componen enfermeras licenciadas, terapeutas físicos y ocupacionales, y ACE o asistentes certificados de enfermería. Los ACE pasan mucho tiempo con los residentes, bañándolos, alimentándolos y cambiándolos. 

Para el personal clínico, es importante cubrir la información relacionada con las precauciones para evitar la transmisión en la cuarentena y respecto a las unidades positivas para Covid-19. También a menudo tendrán más preguntas relacionadas con el funcionamiento de las mascarillas y la diferencia entre las mascarillas quirúrgicas y las N-95. 

El personal no clínico de una ICLP puede incluir al personal administrativo, quienes supervisan lo operativo; al personal de secretaría; al de limpieza y mantenimiento, quienes se encargan de que el entorno esté limpio y sanitizado; al personal de alimentación, que cocinan, preparan, y entregan las comidas; y al personal de trabajo social, que apoyan en todas las necesidades sociales. Puede haber otro tipo de personal no clínico también, como recepcionistas y voluntarios. 

El personal no clínico a menudo es olvidado cuando se trata de formación y apoyo en PCI, y esto es un terrible descuido. En particular, el personal de medio ambiente o PMA es crucial para disminuir la transmisión de infecciones. Desafortunadamente, rara vez recibe capacitación, o peor, recibe capacitación inexacta en PCI. Por lo tanto, esta es una oportunidad crucial para llenar el vacío de conocimiento. 

De nuevo, realmente querrás adaptar la sesión de capacitación en base a las lagunas en PCI que has observado. Algo realmente importante en la capacitación de personal no clínico es la higiene de las manos. Deben saber que el frotamiento de las manos con alcohol, o FMA, es el método idóneo para la higiene de las manos. Si tienes una sesión con la mayoría del personal de MA, asegúrate de cubrir el orden apropiado para limpiar la habitación de un residente: de arriba a abajo, en el sentido de las agujas del reloj o en el sentido contrario, y de lo más limpio a lo más sucio. Voy a entrar en más detalles sobre las pautas de limpieza en el siguiente video. 

También es importante repasar las cubiertas de la cara durante la capacitación, ya que pudiste haber encontrado que muchos empleados usan su mascarilla debajo de la nariz y barbilla, o peor aún, que no la usan. Queremos describir cómo el uso de la mascarilla puede prevenir la propagación de COVID-19 dentro de la instalación. 

Después de cada sesión, recomendamos que se deje en la instalación una carpeta de recursos de PCI que contenga los documentos más útiles, las directrices, y la señalización. Nuestro kit de herramientas incluye una amplia variedad de estos recursos. Si la instalación necesita señalización, asegúrate de incluir impresiones de los letreros del CCE, disponibles en el Recurso 3C. También hay directrices clínicas útiles, por ejemplo, sobre cómo aislar o confortar a los residentes. Están disponibles en el Recurso 3D. También encontrarás recursos no clínicos, como una lista de desinfectantes y de cómo usarlos de tal forma que sean eficaces contra el COVID-19. Hay mucho más al respecto en el Recurso 3E. Puedes seleccionar e insertar las impresiones más útiles en una carpeta de tres anillos y dejarla con la persona de PI. Esto asegurará que tengan estos recursos a la mano, en vista de que a veces la persona de PI no tiene acceso a un ordenador. 

En el siguiente video, vamos a repasar cómo introducirse en una instalación. 

La práctica de integrarse en un centro de cuidados prolongados permite a los capacitadores ofrecer tutorías suplementarias al personal que requiere apoyo adicional para mejorar sus medidas de Prevención y Control de Infecciones (PCI). En este video, la Dra. Buffy Lloyd-Krejci repasa cómo determinar el cronograma y la escala de las iniciativas de integración. También revisa la importancia de la capacitación basada en evidencia, las evaluaciones a realizar tras el ICAR y porqué es necesario continuar desarrollando las prácticas de PCI por sus beneficios a largo plazo, más allá de su uso para enfrentar los desafíos actuales por la COVID-19.

Recursos del vídeo

• Recurso 4A: Procedimientos operativos estándar (SOP) para brindar apoyo adicional
Recurso 4B: CDC Mejores prácticas (en inglés)
Recurso 4C: Las mejores prácticas para limpiar y desinfectar habitaciones de pacientes (YouTube)
Recurso 4D: Lista de desinfectantes adecuados contra COVID-19 (Lista N) en inglés

Recursos adicionales

• Recurso 4E: Hoja de vigilancia diaria (en inglés)

Haga clic aquí para ver la transcripción

Se hará evidente, ya sea al principio, durante la ICAR (Evaluación de Prácticas de Control y Prevención de Infecciones), o después de que hayas llevado a cabo las sesiones de capacitación. Una instalación podría necesitar apoyo adicional para mejorar la orientación de las prácticas de PCI. Esto podría requerir unas cuantas visitas breves de seguimiento, o apoyo a largo plazo, que implica trabajar en estrecha colaboración con personal específico para abordar ciertos temas de PCI. Llamamos a este apoyo "in situ" y localizado "integración" o "tutoría". En cualquier caso, tu escuela debe trabajar con la instalación sobre la mejor manera de facilitar este nivel de apoyo. 

Hemos creado Procedimientos Operativos Estándar, o el documento POE, en el Recurso 4A de nuestra caja de herramientas. Puedes usarlo como referencia durante este video y mientras te preparas para tus actividades de integración. 

Una pregunta que a menudo nos hacen, es: ¿Cómo se determina el marco temporal de una iniciativa de integración? Como mencioné en un video anterior, las escuelas de enfermería tienen la ventaja de estar en las mismas comunidades que las instalaciones de CLP, y pueden ofrecer algo de información sobre el apoyo que necesitan. Además, la ICAR y el informe de PCI realmente deberían guiarte en este proceso. Por ejemplo, si el personal de medio ambiente o PMA no tiene los suministros que necesita, o está limpiando las habitaciones de una manera que puede provocar contaminación cruzada del entorno, o no tiene el hábito de llevar a cabo la higiene de manos, entonces puede que apuntes a tener múltiples sesiones de trabajo únicamente con el personal de MA. 

Una integración extendida y en persona, también tiene el potencial de proporcionar oportunidades para que estudiantes de medicina o enfermería hagan prácticas para su tesis o proyecto final. La idea es que el estudiante identifique sistemas o procesos que se necesitan mejorar y luego implemente prácticas basadas en evidencia. Por ejemplo, si una instalación está optimizando el EPP como resultado de la pandemia por COVID-19, el estudiante podría evaluar los protocolos actuales y las herramientas que se utilizan, por ejemplo, la calculadora de EPP del CCE. Si se identifican lagunas dentro del proceso existente, entonces el estudiante podría implementar una propuesta de intervención para mitigar las lagunas en PCI. 

Un término clave a tener en cuenta es "capacitación basada en evidencia". Por ejemplo, si realizas la evaluación ICAR de una instalación y proporcionas capacitación y apoyos específicos, el siguiente semestre podrías reevaluar las instalaciones y comparar resultados. Tendrías el potencial de identificar, en base a otras investigaciones, si la instalación estaba siguiendo protocolos basados en evidencia. Esto podría llevar a futuras investigaciones y apoyo. Ten en cuenta que si vas a recopilar datos y utilizarlos para una investigación, necesitas discutir con tu institución académica sobre qué procesos debes llevar a cabo antes de recoger los datos de referencia. Esto podría incluir una JRI (Junta de Revisión Institucional) para obtener la aprobación. 

Las sesiones de integración a largo plazo pueden proporcionar una visión de lo que otras áreas necesitan mejorar. Por ejemplo, una escuela de enfermería en Detroit que llevó a cabo una capacitación en PCI en una instalación, ahora se propone investigar la salud mental de sus residentes. Por lo tanto, un proyecto puede seguir en otras áreas para investigación adicional. 

Como mencioné en un video anterior, según el CCE, incluso antes del COVID-19, se estimó que más de 1.000 personas murieron por día en ICLP a causa de infecciones. El conocimiento y apoyo en PCI, simplemente no ha estado ahí. Y cuando el COVID-19 esté bajo control, los problemas de PCI simplemente no desaparecerán. Las ICLP de Estados Unidos tienen importantes problemas con organismos multirresistentes, como C. diff y CRE, Candida auris y SARM. Estas infecciones continúan predominantes en nuestras ICLP, provocando importantes daños y muerte en nuestros residentes vulnerables. 

El CCE, el CSM y otras organizaciones de salud pública locales, estatales y nacionales están trabajando muy duro para mitigar la falta de educación en PCI y apoyar a las ICLP. Sin embargo, hay mucho trabajo por hacer y se requerirá que las partes interesadas y el personal, se unan y trabajen conjuntamente en esto. La clave es que el área directiva del asilo de ancianos tome un papel activo, empoderando y equipando al personal para que cumpla con sus deberes, mientras se implementan prácticas de PCI seguras y efectivas. 

Entonces, ¿cómo podemos apoyar este proceso? Proporcionar una educación y capacitación de impacto durante una integración o iniciativa a largo plazo, requiere una aproximación correcta. 

Una de las ideas más significativas que quiero transmitir sobre el trabajo en las ICLP es que debes ser flexible, paciente y empático. El personal que trabaja en las ICLP está realmente en las trincheras, es común que tenga múltiples funciones y sea empujado en muchas direcciones diferentes. Tu ayuda, es probablemente la última cosa en su mente y, al principio, podrías ser un factor añadido de estrés. Durante la intervención de Médicos Sin Fronteras, muchos miembros del personal, al principio pensaron, que éramos de la agencia reguladora estatal y estaban nerviosos. Otros simplemente querían hacer su trabajo e irse. Intenta ponerte en sus zapatos y date cuenta que ese entorno de atención sanitaria es muy complicado, y que el personal está trabajando con una población muy vulnerable, que incluye personas con discapacidad y ancianos. Sus residentes están inmunocomprometidos y a menudo tienen trastornos de memoria, como demencia y Alzheimer. 

Cuando se entra con compasión y empatía, se puede llegar muy lejos en la relación de confianza con el personal. Recuerda, eres un aliado. Estás ahí para apoyarlos y para impartir el conocimiento y la capacitación que se necesita. Incluso, si ciertas prácticas de PCI te impactan, permanece neutral y responde de forma positiva, nunca juzgando o con una respuesta rigurosa. Una forma de demostrar empatía es trabajar codo a codo con el personal del que eres mentor. Por ejemplo, si estoy apoyando en la limpieza del lugar para implementar mejores prácticas de control de infecciones, generalmente les pido que me muestren cómo limpian, y luego doy mi opinión. Pero también les pregunto, "¿puedo trabajar con ustedes?" Si ven que soy compañero y no sólo alguien tomando notas sobre lo que están haciendo mal, el vínculo de confianza puede fortalecerse. 

Trabajar junto al personal también les hace sentir apreciados y valorados. Muchos empleados de limpieza han llorado cuando les he recordado que son fundamentales para la seguridad de los residentes, que el control de infecciones comienza con ellos. Limpiar pisos e inodoros es sumamente importante pero puede ser un trabajo ingrato. Se desarrolla un vínculo de confianza cuando estás dispuesto a limpiar el inodoro con ellos. Debemos transmitirles lo valiosos que son, que están en primera línea todos los días, y que son trabajadores esenciales. 

Como mencioné, el DSA que incluye al personal de limpieza, mantenimiento, y lavandería, a menudo se pasa por alto cuando se trata de educación y apoyo en PCI. Un problema es que el personal de limpieza normalmente no tiene la capacitación, las listas de control, ni los protocolos de PCI que sigue el personal clínico. Por lo general están capacitados sobre qué productos químicos utilizar, pero no sobre la importancia de la higiene de manos, el uso y retiro apropiado del EPP, o el orden adecuado de limpieza de una habitación. 

Respecto de los servicios de MA, necesitamos adentrarnos un poco en las medidas de PCI que hacen más efectivas la limpieza y desinfección. Por ejemplo, debes optar por limpiar de arriba a abajo para eliminar cualquier polvo o suciedad en las partes más altas. Es importante limpiar en movimientos circulares, ya sea en el sentido de las agujas del reloj o en sentido contrario para que todas las superficies se limpien. Finalmente, siempre, siempre, siempre, limpia desde lo menos sucio a lo más sucio o de la zona más limpia a la zona más sucia, a fin de reducir el riesgo de contaminación cruzada del entorno. Estas directrices se describen en el documento de mejores prácticas del CCE, en el Recurso 4B, y es demostrado en estos videos en el Recurso 4C. Desafortunadamente, alrededor del 95% de las veces, observo lo contrario a estas mejores prácticas. El personal de limpieza primero limpia el baño, e incluso primero el inodoro, porque es el más sucio, y después, sin cambiarse los guantes o usar otro trapo, limpia la habitación del residente, incluso la mesa donde come. 

La limpieza orientada a la PCI no es muy compleja, pero sí requiere educación y capacitación. A veces durante la capacitación ves que “se prende un foco” y alguien dice, "oh Dios mío, eso tiene mucho sentido". Simplemente, no lo habían pensado de esa manera. Estaban pensando, "tengo que limpiar 30 habitaciones, y tengo seis horas para hacerlo, así que, ¿cómo puedo ir más rápido?" Eso no siempre equivale a limpiar en base a las prácticas de control de infecciones. 

El personal siempre debe utilizar productos de limpieza y desinfectantes que están registrados en la ACA, y que son efectivos contra el COVID-19. El kit de herramientas de PCI incluye una lista de desinfectantes apropiados para usar contra el COVID-19, referida como la lista N en el Recurso 4D. También, deben estar debidamente equipados con suministros como trapeadores y toallas que pueden ser lavadas a altas temperaturas, de 160 grados o más para matar microorganismos. Encontrarás que el personal de MA no siempre tiene los suministros adecuados, o que carece de la cantidad adecuada. Por ejemplo, puede que no tengan la cantidad apropiada de toallas para limpiar las habitaciones y los baños. En una instalación, observé que se usó una sola toalla para los baños de los residentes de toda una unidad, y luego otra toalla para todas las habitaciones. Estamos hablando de 30 camas y sólo dos toallas de mano. Sin darse cuenta, el personal de limpieza estaba contaminando el entorno al usar la única toalla de mano a disposición. Si es posible y hay disponibilidad, se recomienda que cada habitación se limpie con cuatro o cinco toallas de mano. 

Encontrarás que a veces el personal de MA no tiene acceso a los productos químicos apropiados para la limpieza y desinfección. Esta es una buena oportunidad para verificar que estén registrados en la ACA y que son eficaces para el cuidado de la salud. He visto brotes de infecciones en ICLP que podrían haber estado vinculados al hecho de que el personal pensó que estaba limpiando con un desinfectante, cuando en realidad sólo era una fragancia. Recuerda hacer referencia a la lista N del kit de herramientas de PCI, en el Recurso 4D, para determinar si los productos químicos que se utilizan son efectivos contra el COVID-19. Muchos inspectores estatales y federales pueden haber verificado ya el uso apropiado de los productos químicos, pero siempre es útil volver a verificar en vista de que pueden haber empezado a usar recientemente nuevos productos. Es muy importante que la persona encargada sepa cuánto tiempo necesita el químico para matar microorganismos en las superficies. Usualmente, el contacto o tiempo para matarlos va de 30 segundos a 10 minutos. Esto es importante porque puede requerir que el proceso de limpieza sea alterado para asegurar que la sustancia química permanezca en la superficie durante el tiempo apropiado. La información respecto al tiempo requerido para matar cada agente también se proporciona en la lista N, en el Recurso 4D. 

Los beneficios de la integración y seguimiento en persona son claros. Tendrás una idea de las necesidades específicas de la instalación y un sentido más global de cómo interactúan las diferentes partes del sistema, y de cómo se influyen mutuamente. No hay ningún sustituto para la observación en persona y la interacción. 

Si se ha determinado que el personal clínico necesita apoyo adicional, generalmente, es con los asistentes certificados de enfermería. Ellos son los cuidadores principales de los residentes, y pasan mayor tiempo con ellos. A menudo necesitan orientación sobre cuándo realizar la higiene de manos, antes y después de ponerse y quitarse los guantes, antes y después del contacto con un residente, y después del contacto con el entorno. Otras áreas a observar son, cómo se ponen y se quitan el EPP y cómo limpian el equipo compartido por los residentes. Como los que miden signos vitales o los de las duchas. A veces trabajar con ACE es mucho más desafiante, ya que están increíblemente ocupados corriendo de habitación en habitación, ayudando a los residentes. Recuerda que no proporcionamos cuidado clínico a los residentes como parte de este programa de PCI. 

Finalmente, cuando conduzcas las sesiones de integración, recuerda que no es adecuado trabajar con un miembro del personal más de una hora por día. A pesar de que estamos ayudando y apoyando, recuerda que también los retrasamos. Por lo tanto, es mejor programar múltiples visitas en lugar de trabajar con una persona durante un largo período de tiempo. No queremos ser responsables de que el personal se retrase y tenga que salir tarde del trabajo, o de que no complete su trabajo. 

Después de que hayas terminado tus sesiones de capacitación e integración, realiza una evaluación post-ICAR. Evalúa el área específica en la que te has enfocado y completa una nueva ICAR. Considera la posibilidad de comparar la información de la evaluación de base para determinar si tu intervención mejoró las prácticas de PCI. 

Es crítico continuar desarrollando prácticas de PCI con cada profesional médico que se gradúa, y esto puede hacerse de manera sostenible llevando a cabo actividades de integración de largo plazo en estas instalaciones. A su vez, las ICLP se beneficiarán del apoyo continuo y de las reevaluaciones de PCI. Las escuelas de enfermería pueden mantener relaciones con las instalaciones a lo largo del tiempo y traer a los estudiantes de vuelta para realizar evaluaciones futuras a fin de asegurar que se mantengan las prácticas de PCI. 

En el próximo video, discutiremos cómo fortalecer la salud mental del personal y el bienestar en una ICLP. 

Desarrollar y estructurar un plan de apoyo a la salud mental es fundamental para el personal de los centros de cuidados prolongados. En este video, la trabajadora social clínica licenciada Athena Viscusi repasa el modelo de intervención psicosocial de Médicos Sin Fronteras (MSF) y comparte ideas de las sesiones que MSF realizó para cuidar la salud mental y el bienestar del personal en varios hogares para personas mayores durante la pandemia de COVID-19.

Recursos del vídeo

• Recurso 5A: Reacciones a la acumulación de estrés (en inglés)
Recurso 5B: Plan de apoyo para la salud mental (en inglés)
Recurso 5C: Abuso de residentes en los asilos para personas mayores (en inglés)
Recurso 5D: Folleto de bienestar del personal (en inglés)
Recurso 5E: Tips de primeros auxilios psicológicos (en inglés)
Recurso 5F: Presentación de apoyo para el bienestar del personal sanitario (en inglés)

Recursos adicionales

Recurso 5G: Procedimientos operativos estándar (SOP) para la intervención del bienestar del personal (en inglés)
Recurso 5H: Descripción de puesto de instrucor de bienestar (en inglés)
Recurso 5I: Recursos técnicos (en inglés)

Haga clic aquí para ver la transcripción

Durante el apogeo de la pandemia por COVID-19, vimos a los trabajadores de la salud en los hospitales recibiendo una avalancha de apoyo público, que era bien merecido. Sin embargo, al mismo tiempo, el personal de las residencias de ancianos y otras instalaciones de cuidado a largo plazo que se ocupaba de los residentes ancianos, vulnerables, a menudo enfermos, muchas veces fueron olvidadas. En algunos casos, el personal se enfrentó al estigma y la culpa cuando los asilos de ancianos se convirtieron en puntos calientes, y muchos de los residentes con quienes se había trabajado tan estrechamente día tras día, no sobrevivieron. 

Trabajar en un asilo de ancianos u otra instalación de cuidado a largo plazo, o ICLP, es un trabajo difícil, como lo demuestra la alta rotación de personal. Asistentes de enfermería certificados, o AEC, por ejemplo, tienen una tasa de rotación reportada del 74% anual. Como resultado, casi siempre, los asilos de ancianos tienen poco personal. El COVID-19 sólo ha exacerbado esto, dejando abrumado al personal restante, a menudo sin EPP y otros recursos que necesita para mantenerse a salvo a sí mismo y a los residentes. Todos estos factores de estrés tienen un efecto acumulativo y el personal ha sido impactado profundamente. Algunos ejemplos de reacciones al estrés acumulado incluyen problemas para dormir, sentimientos de distanciamiento, dificultad para concentrarse, y abuso de sustancias. Puedes encontrar una lista completa de estos efectos en nuestra caja de herramientas, en el Recurso 5A. 

El bienestar en el lugar de trabajo depende de todos los aspectos de la vida laboral de un empleado, desde su seguridad física hasta el clima emocional en su lugar de trabajo. El personal está bien cuando está a salvo, sano, e involucrado activamente en su trabajo. Esto de acuerdo a la Organización Internacional del Trabajo. Aunque trabajar en un asilo de ancianos puede ser muy gratificante, a veces no cumple con los parámetros para el bienestar del personal, especialmente en tiempos de crisis como la pandemia por COVID-19. Así que es muy importante identificar los factores de estrés que están debilitando el bienestar del personal, y examinar sus efectos. Esto es crucial para la salud de los individuos y también para mantener un personal consistente y productivo, que sea capaz de proporcionar atención de calidad a los residentes. 

Médicos Sin Fronteras es una organización internacional de ayuda médico humanitaria con una larga historia en brindar atención en salud mental en situaciones de crisis y conflicto. Como parte de nuestra respuesta a la pandemia y el enorme impacto que han tenido las residencias de ancianos, nuestra organización decidió centrarse en brindar sesiones de capacitación para el bienestar al personal, junto con capacitaciones en prevención y control de infecciones en ICLP. En EE.UU., enviamos a profesionales en salud mental con diferente experiencia, incluyendo trabajadores sociales y psicólogos, a 59 instalaciones en Michigan y Texas durante seis meses. Nuestros equipos llevaron a cabo sesiones grupales de entre 45 y 90 minutos cada una. Los objetivos de estas breves sesiones era conseguir que el personal reconozca los factores de estrés, sus efectos, y sus propios mecanismos para hacer frente a la situación. También guiarlos y desarrollar una red de apoyo entre pares para ayudarlos a mejorar el manejo del estrés. 

Recibimos comentarios tan positivos y entusiastas de los participantes, desde los administrativos hasta el personal de servicios ambientales, que queremos ponernos a disposición de más personas y y más ICLP. Ya que ustedes, estudiantes, se encuentran en las mismas comunidades de estas instalaciones, tienen la flexibilidad y el tiempo para retomar lo que hizo Médicos Sin Fronteras y desarrollarlo más, a fin de mejorar y asegurar su eficacia. También tienen la oportunidad de ayudar a enfrentar los problemas sistémicos. Ayudar al personal a identificar y manejar mejor el estrés, es esencial, pero no resolverá de raíz los problemas a los que se enfrentan. Problemas como la falta de personal son habituales en los asilos de ancianos y deben ser enfrentados a nivel administrativo. Los estudiantes deberían pensar en cómo pueden utilizar las posiciones a largo plazo dentro de estas instalaciones, así como abogar por mejores condiciones de trabajo que reduzcan la rotación y falta de personal, y contribuir hacia la mejora del bienestar. 

En este video, repasaré el modelo de intervención psicosocial de Médicos Sin Fronteras y algunos de los aprendizajes de las sesiones que llevamos a cabo durante la fase crónica de la pandemia por COVID-19. Nuestro kit de herramientas proporciona orientación sobre cómo desarrollar y estructurar un plan de apoyo a la salud mental, en el Recurso 5B. No voy a profundizar en eso pero hablaré un poco sobre las partes fundamentales del programa. 

Una cosa importante que debes saber cuando empiezas a planear una iniciativa, ya sea, que se trate de una sola sesión de capacitación o de un proyecto a largo plazo, es que, mucho depende de la administración a cargo de la instalación. En nuestra experiencia fue clave involucrar a la administración desde el principio, mientras ofrecíamos apoyo para su personal. A veces la administración puede no estar al tanto del impacto que pueden tener los factores de estrés en el personal, o la importancia de apoyar el bienestar del personal. Se enfocan en la productividad, pero puede que necesiten ayuda para establecer el vínculo entre bienestar y rendimiento. 

Puedes sensibilizarlos acerca de los valores de la capacitación en bienestar y de las redes de apoyo entre pares. Piensa cómo compartir esta información con la administración. Incluso podrías hacer una presentación. Hay información basada en datos, en publicaciones de expertos a las que puedes referirte. Por ejemplo, sabemos que el estrés en el contexto de relaciones de cuidado es un factor de riesgo asociado al aumento de abuso de ancianos. Puedes encontrar ese estudio en el Recurso 5C, en el kit de herramientas. También proporcionamos un folleto con consejos para los gerentes durante la pandemia, que recomienda cosas concretas que pueden hacer por su personal, disponible en el Recurso 5D. Todas estas pueden ser herramientas útiles para hacer la conexión entre el apoyo al bienestar y la mejora en el rendimiento laboral. 

La administración debe estar involucrada desde el principio y debería seguir participando. Cuando se establece el día y hora para la sesión de capacitación, será la administración quien envíe a los miembros del personal para su asistencia. Y una vez establecido el grupo de apoyo entre pares, la administración es esencial en la eficacia y duración de este grupo. Idealmente, esa persona ayuda a poner temas de discusión en estas reuniones. 

Una de las primeras cosas que hacemos durante la sesión de capacitación es llevar a cabo una evaluación del bienestar del grupo, lo que significa hablar juntos sobre los factores estresantes en el trabajo: lo que ha estado sucediendo en las instalaciones y cuáles son algunos de los principales problemas. Algunos de los problemas mencionados, durante muchas de nuestras sesiones, es que les faltaba personal, eran llamados a trabajar largas horas, y que no habían tenido tiempo de duelo después de que los residentes que habían cuidado fallecieron debido al COVID-19. A través de este intercambio abierto, puedes evaluar lo que estresa a la gente en las instalaciones y puedes traerlo a discusión más adelante. 

Después del período de evaluación, comenzamos la intervención, que tiene cuatro partes principales: identificación de los factores estresantes, comprensión de los efectos de estos factores, definición de mecanismos saludables y no saludables para afrontarlos, y presentación de apoyo entre pares. 

Primero, queremos ayudar a la gente a identificar los factores estresantes en sus vidas y ver las diferencias entre sus factores estresantes individuales y los factores estresantes relacionados con el trabajo. Los factores estresantes individuales son eventos que ocurren en la vida personal, en casa. Podrían ser cuestiones financieras o problemas con un miembro de la familia. Los factores estresantes relacionados con el trabajo, se deben a problemas como las largas horas laborables y el tener que cubrir los deberes de otras personas. 

Puedes preguntarle al grupo sobre ejemplos de factores estresantes individuales. Expón algunos de los tuyos para iniciar la conversación y hacer que la gente piense en lo que podría estar causando estrés en sus vidas. Por ejemplo, podrías decir, "tengo una hija adolescente en casa y casi todos los días peleamos porque no quiere hacer las cosas que le pido que haga para ayudar en la casa, y eso me molesta mucho. ¿A qué factores estresantes se enfrentan ustedes en casa?” Un factor estresante personal común, durante el COVID-19, ha sido la preocupación de llevar el virus a casa, poner en riesgo la salud y las vidas de los seres queridos. También podría haber preocupaciones sobre la pérdida de ingresos si la pareja ha perdido su trabajo, o podría haber ansiedad sobre la interrupción de las rutinas normales, como el cuidado de los niños o de los ancianos. 

Después puedes guiar al grupo para identificar los factores estresantes relacionados con el trabajo. Algunos de los factores de estrés relacionados con el trabajo podrían incluir, preocupaciones sobre los cambios en las horas de trabajo y los deberes, no tener suficientes suministros de EPP, tener menos interacción y apoyo entre compañeros de trabajo, temer que los compañeros de trabajo enfermos no se recuperen, y muchas otras cuestiones. Para ayudar a estimular la conversación, puedes hacer preguntas como “si alguien no puede terminar su trabajo en su turno, ¿cómo le impacta esto a la gente del turno siguiente?" 

El siguiente paso es lograr que las personas reconozca cómo les están afectando estos factores de estrés. Estimular a que reflexionen, podría permitirles pensar conscientemente por primera vez sobre cómo están siendo afectadas por el estrés realmente. Puede que respondan que están agotadas, sin dormir, o que se sienten enfadadas y resentidas, por ejemplo. 

A continuación, querrás que identifiquen qué mecanismos están usando para afrontarlo, buenos y malos. Con mecanismos de afrontamiento, me refiero a los ajustes conscientes o inconscientes que disminuyen la tensión y la ansiedad en una situación de estrés. Buenos mecanismos de afrontamiento al estrés podrían ser, un paseo o respiración profunda. Mecanismos negativos de afrontamiento podrían ser, el irse, el atacar a otros, o comer por estrés. Pídeles que examinen sus respuestas y sean más conscientes de los comportamientos no saludables. También puedes animarles a reconocer que en una situación de largo plazo como una pandemia, comportamientos como estos no son sostenibles. Examinarse uno mismo es parte del autocuidado y esta es una parte importante del manejo del estrés. Todo el mundo tendrá su propio enfoque, pero durante una situación, como la causada por el COVID, tenemos que examinarnos regularmente y ver cómo podemos manejar mejor nuestro estrés. Los primeros auxilios psicológicos, una técnica de apoyo para personas que han estado expuestas recientemente a factores de estrés severo, proporcionan algunos consejos que podrían ser muy útiles. Mira la lista de consejos en el Recurso 5E. 

A veces lo que sucede durante estas sesiones donde la gente está hablando sobre los mecanismos de afrontamiento, es que alguien en el grupo reconocerá un momento en que uno de sus colegas estuvo estresado. Dirá, "ah, entonces hace dos semanas, cuando no hablabas con nadie, estabas muy estresado". Y ese es el momento en que empiezan a apoyarse mutuamente. 

Finalmente, queremos presentar la idea del apoyo entre pares. El hecho es que los compañeros de trabajo en instalaciones de cuidado a largo plazo saben mejor que nadie lo que los demás están pasando. Todos tienen tipos de estrés similares en el trabajo. Así que están mejor posicionados para escuchar, entender, y ayudarse mutuamente a encontrar soluciones. Queremos que la gente reconozca el poder de trabajar conjuntamente y de hablar entre sí, del trabajo en equipo. A veces habrá alguien que dirá que están estresados en el trabajo, pero que no tienen forma de cambiarlo. Queremos guiarlos para que vean que el apoyo entre pares puede ayudarles manejar mejor el estrés y reducirlo. Puedes encontrar una presentación sobre las mejores prácticas para apoyar al personal médico en sus respuestas emocionales en el Recurso 5F. 

En última instancia, queremos dejar una estructura de apoyo eficaz, un grupo de apoyo entre pares con un facilitador designado que llame a reuniones regulares, donde se discutan los factores estresantes y sobre cómo pueden reducir el estrés. Como mencioné antes, la administración debería estar estrechamente involucrada en el funcionamiento de esto para que tenga prioridad y continúe en el futuro. 

El proyecto de Médicos Sin Fronteras fue una respuesta de emergencia a la pandemia por COVID-19, pero a medida que hemos pasado a la fase crónica de la pandemia y más allá, se necesita un apoyo más sostenible. Hogares de ancianos y otras ICLP seguirán teniendo necesidades de apoyo para el bienestar con o sin COVID. Los estudiantes podrán tomarse el tiempo para ayudar a construir un sistema duradero de grupos de apoyo entre pares, y para observar y medir lo efectiva que ha sido la iniciativa. Podrán trabajar con la administración para crear una gestión del estrés en el flujo de trabajo e identificar lo que se necesite para mejorarlo. 

Algo a tener en cuenta es que, aunque cada vez nos acostumbramos más y más a los recursos en línea, este tipo de capacitación y las reuniones que deberían seguir a ella son mucho más eficaces en persona. Hay mayor compromiso y el facilitador puede mantener mejor la atención de las personas cuando no hay distracciones. Estos ejercicios requieren introspección, compartir, y pensar claro, y estas cosas son mucho más fáciles de conseguir cuando las personas está en el espacio y están presentes. Por supuesto, durante una pandemia, también tenemos que asegurarnos que nuestras actividades incluyen el uso de una mascarilla adecuada y distanciamiento físico. 

Gracias y buena suerte.